domingo, 2 de noviembre de 2014

Diario

Reorganizando material me encuentro con las polaroids y algunos escritos que realicé en la Residencia en Tránsito organizada por Pequeño Aeropuerto.
Córdoba 2013.
Desconocemos el futuro.



Diario de un principio y fin

2009
Mi primera residencia. Mi ilusión estaba enfocada a vivir días en soledad y contemplación, a continuar o bien afianzar mi relación con el paisaje y la imagen. El lugar, más que propicio, un pueblo a orillas de un río afluente al Paraná: el San Javier. De esa ilusión a los hechos que sucedieron en esos 15 días emergió un mundo nuevo totalmente distinto al imaginado aún sin nombre en aquel momento.

2010
Una residencia en Tucumán, descubro mi segundo hogar y me siento en familia. Comienzan mis fotoperformance y establezco el montaje rizomático como lenguaje propio y obligado (no puedo concebir de otro modo de lectura); proceso y maduro mi separación y el fin de una relación, me preparo para un nuevo estado, me siento enfocada y por primera vez incluyo mis textos, mis protopoesías junto a las fotos dentro del montaje.
Bailamos mucho, conversamos de la vida, vuelvo a tener 20 años.

2011
Regreso a Tucumán, vuelvo entusiasmada y con un amor nuevo. Y entre la casualidad -y no- la muestra se trata sobre el amor, su construcción y nuestro comportamiento dentro de él.
Realizo mi primera perfomance y presento un pequeño libro de poemas, también el primero.

2012
Residencia en emergencia. Nos llevan a un pueblo a las afueras de Rosario y llueve mucho. Esta residencia me trae la muerte de un amigo y el amor y la muerte se mezclan una vez más para mi.
No sé bien qué hacer, qué generar, qué crear. Su presencia/ ausencia es muy poderosa y comienzo a pensar cómo hacer de todo esto metáfora.
Hago un ritual, comienza mi obsesión por quemar lo que no quiero más conmigo.

2013
Al tiempo que termino de vaciar casi todos mis cajones y estantes y paredes con obra pasada, cuando ya casi no me queda nada de lo que hice alguna vez y me dispongo a probar lo nuevo aparece esta residencia y regreso a la ciudad de Córdoba después de varios años; se dibuja en mi cabeza un círculo que todo abarca y da sentido, forma que hace ciclo, que da comienzo y fin al mismo tiempo.

A mi lado María dibujando sin parar me inspira a escribir del mismo modo, escribir con las manos y escribir con la mente.

Una tarde para quitarme de encima ideas inútiles decido salir a correr, (hoy para mi un método infalible) y recuerdo que la primera vez que corrí fue en San Javier, con Paula y Alexandra, en aquel momento me había parecido una actividad interesante para estimular la creatividad pero también recuerdo que no pude hacer mas de 3 cuadras y que las perdí de vista rápidamente.
Otro círculo/ciclo.

Hago unas polaroids como para poder seguir portando a mi ser fotógrafa, pero ya vi tanto!.
En el camino de regreso, bajo un calor insoportable, percibo el fin de eso que comenzó en San Javier, sin previa conciencia voy armando círculos/ciclos que me conducen a pensar en esta residencia como la última de esta etapa. Y voy diciendo: hasta aquí, gracias, adiós; como un mantra.

Ahora, tiempo de dar
y volver a hacer por amor
Me siento a gusto, y me preparo para lo nuevo.

Ya estoy en el futuro.


Lucila
Nov 2013  

Imágenes en facebook

No hay comentarios: