miércoles, 10 de noviembre de 2010

hoy los revelé



No habrá una solo cosa que no sea una nube.
Lo son las catedrales de vasta piedra y bíblicos cristales
que el tiempo allanará.
Lo es la Odisea que cambia como el mar.
Algo hay distinto cada vez que la abrimos.
El reflejo de tu cara ya es otro en el espejo y el día es un dudoso laberinto.
Somos los que se van.
La numerosa nube que se deshace en el poniente es nuestra imagen.
Incesantemente la rosa se convierte en otra rosa.
Eres nube, eres mar, eres olvido.
Eres también aquello que has perdido.
JLB 

No hay comentarios: